VENEZUELA: Las reservas están por debajo de los niveles del año 2008

Los activos del BCV han disminuido $13,1 millardos en cuatro años

Pese a que el precio del crudo está en un promedio de 105 dólares, ese incremento en el flujo de ingresos petroleros no se refleja en las reservas internacionales, que están por debajo de los topes que llegaron al alcanzar en 2008 y 2009, años de declive en el valor del petróleo.

Las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) indican que al 17 de octubre de 2008 las reservas estaban en 38,3 millardos de dólares, a la misma fecha de 2012 el saldo es 25,2 millardos de dólares. Ese comportamiento demuestra que los activos del ente emisor han disminuido 13,1 millardos de dólares en cuatro años.

En 2008 la cesta local terminó con un promedio alto, gracias al salto que registró en el primer semestre, pues en la segunda mitad del año hubo un declive de los precios por los efectos de la crisis financiera mundial, y en octubre de 2008 el petróleo llegó a bajar hasta los 70 dólares. A pesar del descenso, el efecto no fue tan severo en las reservas.

Al inicio de 2009 se acentuó la caída en las cotizaciones del petróleo y fue en el segundo semestre cuando hubo una recuperación, ya en octubre la cesta estaba en 74 dólares, por ello, los activos del BCV se ubicaron en 32,4 millardos de dólares. Con un barril más bajo, las reservas hace tres años superaban al nivel actual.

Mayor presión

El comportamiento que han registrado los activos del Banco Central a lo largo de este año responde a varios factores, y a juicio del economista, José Luis Saboin, uno de los aspectos que incide es la presión del gasto del Gobierno, porque Pdvsa tiene que destinar más divisas a otros fondos. “Aunque el flujo de ingresos petroleros es más alto, el BCV recibe menos”.

Las datos del instituto emisor señalan que la industria vende al BCV 46% de las divisas que obtiene por las exportaciones de crudo, de manera que el resto de los recursos van a otros mecanismos, entre ellos, el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden).

Desde el pasado año se han incrementado las peticiones del Gobierno a la estatal, por tal motivo, la industria ahora tiene más obligaciones.

Pdvsa, más allá de la atención a las actividades medulares (exploración, producción, refinación y comercialización), también tiene que asumir el plan de vivienda, las misiones, el pago de los pasivos laborales, el arco minero y el programa de inversión para las empresas básicas de Guayana. Y estos mayores compromisos se evidencian en la distribución del flujo de divisas petroleras.

Aunado a esa situación de menor venta de dólares por parte de Pdvsa al BCV, se añade la orden que tiene el instituto emisor de destinar cada año una porción de las reservas al Fonden, luego de estimado el nivel adecuado de los activos.

En este 2012 el Banco Central ya traspasó al Fondo 3,5 millardos de dólares, y según la Ley del BCV, al cierre de cada semestre el ente tiene que depositar las reservas excedentes.

Según las autoridades, a través del Fonden y otros esquemas se ha creado una nueva institucionalidad financiera. El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, señaló el pasado mes de febrero que “esa institucionalidad permite disponer de fondos de manera expedita” y agregó que “antes, las reservas internacionales eran inamovibles, aunque el país se estuviera cayendo”. Para el funcionario ahora los fondos van “a la inversión social”.

Limitaciones

Aunque las reservas se encuentran en 25,2 millardos de dólares, el 70% son barras de oro, de manera que solo 30% es la porción líquida, que son las divisas en efectivo que se pueden destinar a las importaciones.

José Luis Saboin apunta que al haber una menos reservas líquidas se afectan las autorizaciones de Cadivi (Comisión de Administración de Divisas) y, por ello, comenta que “hay sectores que enfrentan retrasos con la entrega de dólares”.

Esta semana Cadivi informó que al cierre del mes de septiembre se asignaron a las importaciones ordinarias 13,7 millardos de dólares, esto es 6,5% menos que lo autorizado en el mismo período de 2011, que fue 14,7 millardos de dólares.

Dicha restricción se refleja en los lapsos de aprobación por parte del organismo administrador, y por ejemplo, en el sector medicamentos las autorizaciones tardan hasta 140 días.

MAYELA ARMAS H. | EL UNIVERSAL

Share