Prepararle un tetero a los chamos cuesta un ojo de la cara

En los últimos tres meses, productos como Nestum, leche con Prebio, Nenerina, Cerelac, crema de arroz y maicena están extraviados de los supermercados y abastos tuyeros

Airamy Carreño | ÚN.- Preparar el habitual tetero de los bebés y atoles para niños y abuelos cada vez se hace más difícil, pues los cereales y fórmulas alimenticias están alejados de los estantes, aseguran las madres de los Valles del Tuy.

En los últimos tres meses, productos como Nestum, leche con Prebio, Nenerina, Cerelac, crema de arroz y maicena están extraviados de los supermercados y abastos tuyeros.
Maritza Saavedra, residente de la parroquia El Cartanal, en Independencia, indicó que los cereales aportan gran cantidad de energía para el crecimiento y desarrollo muscular de los niños y refuerza las defensas de los abuelos.
“Las madres caminamos por varios supermercados y abastos buscando el de trigo, avena, mijo, sorgo y hasta la cebada, pero casi nunca hallamos los productos, que son ricos en carbohidratos, proteínas, calcio y fibra para el crecimiento de nuestros hijos”, acotó.
Otra queja es la ausencia de leche pulverizada y líquida. Muchas amas de casa hacen colas hasta de tres horas para comprar una bolsa de 900 gramos, cuando el producto llega a los comercios.
Karla Gómez, residente de la urbanización Aragüita de Ocumare, señaló que los informales del municipio Tomás Lander tienen algunos de los productos, pero a costos impagables. La lata de leche con Prebio no se consigue; en las bodegas -cuando hay- la venden en Bs 120.
“En los buhoneros se puede conseguir el Cerelac a 300 bolívares, lo que significa una estafa a las madres, pues el producto de 900 gramos está regulado a Bs 140. El Nestum tres cereales, de 500 gramos, lo venden a 200 bolos, cuando según gaceta debería costar 120 bolívares. El Indepabis debería inspeccionar los tarantines de los informales”, manifestó Gómez.
El comerciante José Luis Fuentes indicó que, semanalmente los mercantes realizan los pedidos “a los distribuidores de Nestlé, pero nunca llega toda la solicitud. Siempre dejan una o dos cajitas, pero se agota rápido por la demanda”.
“Al parecer, la falla de la distribución de los alimentos se debe a la falta de producción en las empresas, cuyos encargados no consiguen fácilmente la materia prima”, puntualizó.

 

Share